Home

Y las horas después del almuerzo en que los jóvenes estudiantes,
Y las jóvenes estudiantes, y los sacerdotes se masturban,
Y los animales fornican directamente,
Y las abejas huelen a sangre, y las moscas zumban coléricas,…

Pablo Neruda, “Caballero solo” (1935).

Ayer tarde, entre tejados y azoteas repletas de macetas sin regar; entre trastos sucios por la última lluvia de poniente, muebles cogidos de la calle o comprados un domingo en el bricoshop; entre chimeneas, viejas antenas de televisión y zumbantes máquinas de aire acondicionado…  subía la voz de una vecina. Se elevaba ligera como un humo opaco, nítida e imprecisa a la vez, como solo puede ser la voz del sexo con las ventanas abiertas.

Se corrió nuestra vecina con un grito alegre y brillante, que desenvainado con cierto esfuerzo, se elevó y se elevó sobre la ciudad hasta caer de golpe y apagarse de una vez en la calima de las cinco y veinticinco. Luego nada: el mundo fue devuelto rápidamente al graznido de las golondrinas y el rumor de conversaciones, risotadas, cucharillas del café, cubitos de hielo en el fondo de los cubatas y desagradables golpes de fichas de dominó, filtrados dulcemente por el siseo que hace la brisa de Agosto cuando entra en las casas levantando cortinas y atravesando persianas a medio echar, tras una de las cuales yo me imaginaba a nuestra vecina durmiendo como vino al mundo, desnuda, completa, rendida y satisfecha.

Collage: “Danae”, recorte del cuadro famoso por su aproximación al orgasmo,  pintado por Gutav Klimt en 1907 y actualmente expuesto en la Galerie Würthle de Viena.  Detalle constructivo de una ventana de techo inclinado, de Arauco construcciones sostenibles. Vista panorámica de las fachadas exteriores de la ciudad amurallada de Kowloon (Hong Kong)tomada en 1970, encontrada en www.randomwire.com; Por razones compositivas todas las imagenes están invertidas por el autor.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *