Home

La primera vez que vi una Nutria me fascinaron sus barbas y sus bigotes. En seguida me dí cuenta de que estaba ante un señor y dejé de mirarlo avergonzado de mi descaro.

El Sr. Nutria es como una enorme rata con cara de librero y piés de ornitorrinco. Tiene unos dientes enormes y tan amarillos como si llevara años fumando en pipa. Cuando nada, las ondas que producde en la superficie desfiguran por un instante el fondo. El Sr. Nutria sale del agua y nos mira levantando los bigotes como mi padre cuando lee por la parte baja de los lentes, concentrado pero a la vez un poco escéptico, hasta que por fin parece comprender que no somos interesantes. Resignado del mundo el Sr. Nutria se da la vuelta y vuelve a internarse en las aguas del canal como un librero entre sus bibliotecas.

Imagen de Jan Rillich, detalle.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *