Home

Marti McFly llegó al futuro el años pasado, según Regreso al Futuro II (Robert Zemeckis, 1989).

Roy Batti, el replicante modelo Nexus 6 que coprotagonizaba Blade Runner (Riddley Scott, 1986) nació el pasado 8 de Enero de 2016 y morirá en 4 años. Él lo sabe y (atención spoiler) tiene un monólogo maravilloso preparado para el momento.

Hoy habría nacido Pris, otro modelo Nexus 6, otra máquina de apariencia humana buscada por un cuerpo de seguridad especial debido a una curiosa “tara” de fabricación: el querer vivir sin miedo.

Ya no es raro aceptar que el futuro que el cine vaticinaba asombrándonos a todos ha llegado. Hoy, mientras caducan uno tras otro, es francamente divertido ver los contrastes y similitudes entre lo que esos futuros posible profetizaban y lo que ha sucedido en realidad… al menos cara a la tecnología; cara a la sociedad, el asunto es más difícil, complejo y delicado, filtrado además por la cómoda excusa de que “es ficción”.

Y es cierto, es un ficción, un puto cuento, pero quizá deberías recordar que es un cuento sobre tí, escrito por tus abuelos abuelos. La distancia entre su acierto y lo que ha luego sucedido en realidad se debe siempre a la ingenuidad: la enorme ingenuidad con la uno peca cuando se atreve a imaginar ese futuro.

Sin embargo, lo que nos mantiene unido a ellos es también una gran ingenuidad: la enorme ingenuidad con la que nos asomamos a ese futuro creyendo que nada tiene que ver con el nuestro.

Esto no lo digo por los Nexus 6 de Blade Runner, robots con un serio problema existencial, ni por los monopatines voladores de Regreso al Futuro, no; lo digo por cosas como el cartel que inspiró el post anterior o como la cita de Huxley que alguien ha posteado en las redes sociales… otra vez… y mira que odio las cititas enmarcadas en internet, pero esta no me canso de leerla.

Una dictadura perfecta tendría la apariencia de una democracia, una cárcel sin muros en la cual los prisioneros no soñarían en evadirse. Un sistema de esclavitud donde, gracias al sistema de consumo y el entretenimiento, los esclavos tendrían el amor de su servitud.

Bienvenida al mundo, Pris

Imágenes: Fotograma de Blade Runner (Riddley Scott, 1986), posteada en Flikr por del fotógrafo Bernard Goldbach bajo Creative Commos License.. Fotograma de la misma película, pantallazo de youtube.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *