Home

En las últimas 48 horas hay varias personas que han intentado suscribirse al blog y el proceso de suscripción ha fallado rozando la ilegalidad.

Primero porque no han recibido el e-mail de confirmación de su correo electrónico, la doble confirmación, también llamada “doble OPT-IN”, porque permite al suscriptor confirmar que los datos son auténticamente suyos y a la vez dar su consentimiento personal para recibir correos del blog Oficina de Latentes.

Segundo, porque en lugar de el e-mail de confirmación, han recibido directamente el mensaje de que su suscripción ha sido efectiva, cuando no había sido así y en realidad sus datos nunca han llegado a mi buzón. Aunque ésto último me deja tranquilo, teniendo en cuenta la irregularidad del proceso. Al fin y al cabo, el doble OPT-IN es una exigencia según la normativa europea de protección de datos y mi propio criterio, consciente de la cantidad de mecanismos y bots absurdos que intentan cazar vuestra atención en Internet.

¿Cómo sé que han intentado suscribirse si nunca he recibido sus datos de suscripción? Pues por las estadísticas, en las que aunque no puedo ver quién, sí puedo ver que se ha entrado varias veces a la página de suscripción e inmediatamente a la de confirmación, mientras yo no había recibido información alguna en mi buzón, ni observado peticiones en mi lista de solicitantes de suscripción. El paso entre la solicitud a la lista no es algo selectivo –este blog está para todos– pero es algo que me gusta hacer a mano.

Extrañado por la situación, que además me hacía perder a esos lectores sin que ni ellos ni yo lo supieran, he probado a inscribirme yo mismo con un correo-probeta y efectivamente, me he dado cuenta del doble fallo.

Desde aquí, aunque no sepa quienes son estos lectores, les pido disculpas por éste error y les aviso de que no me he olvidado de ellos y un par de horas de trasteo he conseguido arreglar el problema.

Y les animo a que vuelvan a intentarlo.

Les espero.

Gracias sobre todo por el interés en este blog. Espero poder compensarlo con la calidad de su contenido.

__________________________
Imagen: Buster Keaton en The General (1929)

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.